¿Se acuerdan del último anuncio?


Opinión: ¿Se acuerdan del último anuncio?

¿Se acuerdan del anterior anuncio de Zapote? Probablemente no; todos los días nos salen con algún nuevo disparate, calculado para que olvidemos el anterior. Y para tenernos en una permanente zozobra, como si estuviésemos encerrados en un cuarto oscuro con un chimpancé y una ametralladora sin seguro.

Hace casi dos meses, cuando la ciudadanía apenas comenzaba a asomarse de nuevo a la luz del día después del arresto domiciliario colectivo de inicios de abril, tuvimos ante los micrófonos a un Carlos Alvarado que trastabilló de principio a fin, y luego a la Ministra de Planificación fungiendo como su vocera para aliviarle la incomodidad. En aquel momento nos anunciaron que estaban a punto de anunciar cuándo anunciarían el siguiente anuncio del “camino económico” para recuperarse del COVID19.

¿Y al final qué anunciaron? Seis supuestas “medidas” que, planteadas a medias y con la usual falta de seriedad que caracteriza a esta simulación de “gobierno estudiantil”, no tenían mucho que ver con la pandemia, y tampoco se volvieron a mencionar siquiera una vez hecho el “anuncio del anuncio”. Por cierto, no es que fueran muy realistas (por ejemplo la “atracción de inversiones” subiéndole impuestos a todo menos a la estupidez, y perdiendo categoría ante las calificadoras internacionales, o la reanudación rápida del turismo con la debacle en la evaluación aeroportuaria)… Pero lo del cultivo del cáñamo, el turismo multicolor, los préstamos blandos y el “Neobanco”, no llegaron ni a anécdota.

Desde entonces, nos han anunciado la salida de tres Ministros, incluyendo el de Hacienda y la de Comunicación, que se iba—según dijo—por atender a su familia, pero que vio súbitamente resuelto su “problema familiar” con un multimillonario nombramiento en el INS. De nuevo nos encontramos con lo de costumbre: los de la “burbuja social” del Presidente nunca conocen el desempleo; eso está reservado para la plebe, los “ciudadanos de a pie”. El famoso y muy anunciado Bono Proteger se volvió “atolillo”, como era de esperar en un Gobierno que no sabe administrar nada y tampoco logra siquiera aprender. Anuncian estar “haciendo algo”, pero nunca se ha sabido que acojan una propuesta ajena; por algo ellos son los sabelotodos, aunque cada día demuestren ser tan soberbios como incapaces. Y día a día, las dosis tan cargadas de “circo sin pan”, que van pareciendo más y más calculadas.

Carlos Alvarado con cinco causas penales en 25 meses de mandato: 119 casos nuevos de COVID-19. Se insiste en el espionaje vecinal y otras medidas totalitarias, pero se va desarmando el costoso pasatiempo ferroviario de #Claudia Dobles: 86 casos nuevos. El empresariado se muestra burlado y molesto por la ruinosa improvisación del Poder Ejecutivo: 147 casos nuevos. La Defensora de los Habitantes trastabilla por la torpeza en el manejo de pruebas que involucrarían a Carlos Alvarado con la UPAD: 152 casos nuevos.

El desempleo se dispara a casi el 16%, pero Alvarado dice que más bien hay que celebrarlo porque podría haber sido peor: 143 casos nuevos. Nos bailan y nos martillan pero no hay reactivación económica: 151 casos nuevos. No hay ni rastros de los implementos cuya compra anunció el Presidente de la CCSS: 190 casos nuevos. Los diputados advierten tímidamente, el Gobierno escucha menos que la estatua de León Cortés, y el IVA cae con todo su peso voraz sobre las espaldas del pueblo, mientras además aumenta brutalmente el precio del diésel: ¡cientos de casos nuevos! Y todo el mundo a aplaudir o a callar ante los “superhéroes”, y a pagar más caro el arroz y los frijoles, mientras esperamos el siguiente magno “anuncio”.

En fin… aún detrás de caretas y mascarillas, nos siguen viendo la cara. ¿Hasta cuándo lo permitiremos?

¿Recuerdan el último anuncio?
Msc. Robert F. Beers
Abogado constitucionalista
Máster en Ciencias Políticas

[email protected]



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook