tiene cinco millones de hablantes y 500.000 estudiantes más que el año pasado


Este miércoles se presentó el Anuario del Instituto Cervantes: El español en el mundo, de la mano Arancha González Laya, ministra de Exteriores, y Luis García Montero, el director del instituto.

En el informe de este año queda reflejado que más de 585 millones de personas hablaban español a principios de este año, siendo así el 7,5% de la población mundial.

Una cuestión, la de la conexión entre lengua e identidad, que es especialmente importante, dijo la ministra de Asuntos Exteriores, en una sociedad diversa donde las lenguas tienen que servir «para crear comunidad, para unirnos«.

Por eso González Laya apostó por «descender del ruido que nos rodea» y apostar por un diálogo «de forma sosegada» sobre algo tan importante como es esta relación entre lengua e identidad.

La ministra recalcó también que la lengua española «goza de excelente salud» y tiene una gran expansión: «Nuestra lengua es uno de nuestros mayores activos» y, por eso, hay que asegurar que sea uno de los sectores relevantes en el plan de recuperación post Covid, añadió.

Unas 489 millones de personas han nacido en un país de habla hispana, y los 74 millones restantes son estudiantes o no lo dominan perfectamente.

El Instituto Cervantes tiene 22,4 millones de estudiantes, habiendo aumentado en un 60% en comparación con los de 2010, y en 500.000 frente a los datos de 2019. De este total de estudiantes en el mundo, la Unión Europea, Brasil y Estados Unidos agrupan el 90% del total.

Además, el español es la segunda lengua materna por número de hablantes tras el chino mandarín, y la tercera lengua en un cómputo global de usuarios después del inglés y del chino mandarín.

Los datos que aparecen en el informe han sido recogidos anteriormente a la llegada de la pandemia del coronavirus, hecho que ha reducido la demanda de los estudios de español, como así refleja el Instituto Cervantes en otras investigaciones.

Tendencia a expandirse hasta 2068

Este informe alerta también de que el español continuará creciendo hasta 2068, llegando a haber en todo el mundo 724 hispanohablantes. A partir de esa fecha, se estima que se establecerá su estancamiento.

«Es una tendencia que se va confirmando desde hace años: el crecimiento natural de los países de habla hispana se ralentiza. La conclusión es que si queremos que el español sea un idioma más influyente no podemos pensar que la demografía va a ser factor suficiente», declara David Fernández Vítores, coordinador del anuario de este año.

«Siempre se habla de la ley de acero de la tercera generación de inmigrantes. Por ejemplo: el nieto de inmigrantes italianos en EE UU ya no tiene alicientes para hablar italiano y el idioma familiar se pierde. En este momento, es posible que el nieto de inmigrantes hispanos en Estados Unidos rompa esa ley porque sí le interesa conservar el español. Ya hay una masa crítica: tiene televisión en español, tiene música, información y trabajo», informa el coordinador.

Para que más personas se interesen por este idioma, hay que fomentarlo por parte del mundo de la política. «Hay decisiones políticas que pueden facilitar ese paso. Por ejemplo, podemos empezar a dar una consideración lingüística a lo que antes se llamaba despectivamente spanglish»

La llegada de internet también ha favorecido esta expansión. En lo que se refiere a su uso en internet es la tercera más utilizada: el 7,9% de los usuarios se comunica en español. 

El español a nivel internacional

En la Unión Europea está muy poco representado, aunque la salida del Reino Unido ha beneficiado el peso relativo del idioma. Sin embargo, en las Naciones Unidas el español ha adelantado al francés, siendo el tercer idioma más usado

El informe aborda también la situación del español en Estados Unidos, donde más de 62 millones de estadounidenses (el 18,7% de la población total) son de origen hispano. De ellos, el 71% utilizan el español en el entorno familiar y el 94 % se identifican como hispanos, la minoría étnica que estará más representada en las próximas elecciones presidenciales.

El español es además el idioma más estudiado en todos los niveles de enseñanza estadounidenses. En 2060, Estados Unidos será el segundo país hispanohablante del mundo, después de México y el 27,5% de la población estadounidense será de origen hispano.

Importancia en otros sectores

En cuanto a su importancia en el mundo económico hay que destacar que se mantiene estable, conformando el 7% del PIB mundial los países de habla hispana.

En la ciencia, el español también es el segundo idioma más utilizado en este sector, aunque no resulta tan relevante como el inglés.

En cuanto a las comunicaciones, ciencias sociales, humanidades y medicina, sí que tiene un impacto destacable. Pero en otros ámbitos, como cualquier idioma, pierde importancia en favor del inglés. «Tampoco es diferente a lo que ocurre con cualquier otro idioma», concluye David Fernández Vítores en relación a este tema.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook