Tragedia del Concordski: cómo los soviéticos perdieron la carrera supersónica


Pie de foto,

Cuando la Unión Soviética presentó su prototipo, muchos expertos resaltaron su singular parecido con el Concorde, y le apodaron el Concordski.

En la década de los 70 se produjo una de las carreras tecnológicas más frenéticas de la historia. El objetivo: producir el primer avión supersónico.

Los competidores más fuertes y rivales del momento eran Francia y Reino Unido, con el Concorde, y la entonces Unión Soviética, con el Tupolev TU144.

La esperada cita para medir el poderío tecnológico de cada uno, que a su vez era una extensión de la Guerra Fría, fue el Salón Aeronáutico de Le Bourgetla, en París, en 1973.

La mirada de todos se concentró en el momento en que cada uno de estos prototipos supersónicos hiciera una demostración.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook