Trump rehúsa comprometerse a una transición pacífica del poder si Biden gana


El presidente Trump se negó este miércoles a comprometerse a que haya una transición pacífica del poder en caso de que no resulte ganador de las elecciones de noviembre, pese a que tal transición ha sido una garantía de la política estadounidense prácticamente desde su fundación y en un aparente intento de generar desconfianza hacia el sistema electoral del país.

“Tendremos que ver qué pasa”, dijo el presidente el miércoles en una rueda de prensa que ofreció desde la Casa Blanca. Ahí volvió a sembrar dudas sin evidencia sobre la credibilidad de la elección si parte de la población vota por correo: “Saben que me he estado quejando mucho sobre las boletas, son un desastre”, algo que no es cierto.

Cuando fue presionado para que diera una respuesta, opinó: “Queremos tenerla. Si se deshacen de las boletas tendremos… será una transferencia… será muy pacífica. No habrá una transferencia, francamente, habrá una continuación».

Desde junio, Trump ha hecho comentarios similares sobre las elecciones si se vota a distancia, sin ofrecer prueba alguna que valide lo que dice sobre que esas boletas presuntamente no son confiables.

En una entrevista con Chris Wallace de Fox News, ante la misma pregunta de si aceptaría los resultados de las elecciones cualesquiera que fueran, Trump dijo que “tendría que ver” y aseguró que el voto por correo “iba a dañar la elección”.

[Biden dice en entrevista con Noticias Telemundo que le preocupa que Trump hable de una «insurrección» si pierde las elecciones]

Después, en julio, el mandatario sugirió aplazar las elecciones a pesar de que él no tiene poder legal alguno para hacer eso y de que es una postura que no ha tomado ningún otro mandatario de Estados Unidos en el pasado, ni siquiera cuando el país pasaba por una guerra civil o estaba en medio de la Segunda Guerra Mundial.

Constitucionalmente, además, un presidente no puede quedarse en el cargo más allá del 20 de enero del año posterior a las elecciones, según la 20ª Enmienda: debe tener una nueva inauguración si resulta triunfador o dar paso a quien haya sido elegido si pierde.

Trump ha sido muy crítico este año del voto en ausencia, el cual asegura es fraudulento sin dar evidencia que lo respalde. Sin embargo, él mismo, así como la primera dama Melania Trump, se han inscrito para votar por correo.

[Cómo votar por correo si así lo elige: lo que necesita saber para hacer contar su voz este noviembre]

Su campaña y los republicanos también han promovido que los electores en estados péndulo (aquellos que son clave en el Colegio Electoral y que no tienen preferencias partidistas fijas) pidan sus boletas por correo.

Para noviembre, más estados se están preparando para aumentar sus operaciones de votación con papeletas enviadas así, dado que el sufragio en persona pudiera representar un riesgo de contagio durante la pandemia de COVID-19.

Varios estudios demuestran que el fraude en la votación es extremadamente poco frecuente en Estados Unidos, y desde 2018 cinco estados realizan sus elecciones casi completamente vía votos por correo, también llamada votación en ausencia. Entre esos estados se encuentra Utah, de Gobierno republicano.

[Siga nuestra cobertura de la elección presidencial 2020]

En respuesta a los comentarios del presidente, el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, expresó asombro: «¿En qué país estamos?», dijo, una aparente referencia a naciones africanas o exsoviéticas cuyos líderes se aferran artificialmente al poder rehusándose a reconocer la elección del pueblo cuando respalda a un opositor en las urnas.

El senador republicano y excandidato presidencial Mitt Romney lamentó lo dicho por Trump con una comparación similar.

«Es fundamental para una democracia que haya una transición pacífica del poder«, tuiteó Romney, «sin ello, esto es como Bielorrusia». 

En esa nación europea, Alexander Lukashenko ha actuado como un caudillo en las últimas semanas, quedándose en el cargo y arrestando a sus opositores tras amplia evidencia de que los bielorrusos en realidad votaron por la candidata Svetlana Tikhanovskaya.

El propio Gobierno estadounidense de Trump declaró esta semana que no considera a Lukashenko el presidente legítimo.

«Cualquier sugerencia de que un presidente [estadounidense] no respete la guarantía constitucional» de que haya una transición «es impensable e inaceptable», sentenció el senador Romney.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook