Un enfermo terminal confiesa a la policía un crimen cometido hace 25 años


Un caso de asesinato sin resolver desde 1995 ha sido por fin cerrado: el criminal ha confesado 25 años después. Se trata de un enfermo terminal que ha querido quitarse el peso de su crimen antes de morir.

«Quiero confesar un crimen que cometí hace años», dijo Johnny Dwight Whited, de 53 años, al detective Sean Mukaddam, especialista en casos antiguos de la policía de Decatur, en Alabama, recoge The New York Times.

Whited no recordaba la fecha en la que había cometido el crimen, pero sí dónde lo había cometido, en una zona boscosa cerca de la ciudad. Comprobando casos antiguos, Mukaddam descubrió que el caso era el de la muerte de Christopher Alvin Dailey, asesinado de un tiro en la cabeza el 26 de abril de 1995.

Tras comprobar la verosimilitud del relato de Whited, éste fue detenido, acusado de asesinato e internado en una prisión estatal.

Por ahora no ha trascendido el móvil del asesinato. Whited y Dailey, según The New York Times, no se conocían cuando se produjo.

Mukaddam, que poco después informó a la familia del asesinado que por fin se cerraba el caso, dijo al rotativo neoyorquino que Whited «estaba arrepentido» y que antes de morir quería «quitarse ese peso».



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook