Una dura campaña de concienciación sobre la COVID suscita fuertes críticas por su crudeza


Por si las advertencias sobre el riesgo de contagiar el coronavirus a los seres queridos, en especial a los de mayor edad, no había calado suficientemente en la población, el Gobierno escocés ha lanzado una impactante campaña que muestra con toda crudeza la facilidad con la que un contacto cercano puede infectarse de COVID-19.

Se trata de un anuncio estrenado hace unos días en Escocia que busca concienciar a la ciudadanía de la necesidad de respetar las reglas para frenar la propagación del coronavirus, en el que se observa cómo una joven se encuentra con su abuelo y le contagia la enfermedad.

Si bien el coronavirus es invisible para los dos protagonistas del vídeo, los espectadores pueden verlo -representado como unas manchas oscuras- y apreciar cómo este se va depositando en diferentes superficies, hasta que llega a la boca del anciano.

En el vídeo, donde los dos protagonistas van sin mascarilla, se ve cómo la chica -contagiada sin saberlo- abraza a su abuelo y le prepara una taza de té con la que le transmite la COVID-19.

«¡Qué agradable taza de té!», le dice el anciano a su nieta, sin saber que acaba de contagiarle la enfermedad.

«No transmitas el coronavirus a aquellos a los que amas», concluye el anuncio, que recuerda la necesidad de respetar las reglas para evitar la difusión de la COVID-19, entre las que se encuentran no reunirse en grupos de más de 6 personas y mantener la distancia de seguridad de dos metros.

Poco después de su lanzamiento, el anuncio desató la polémica en las redes sociales. Algunos espectadores consideraron que la dureza del vídeo podía favorecer la concienciación, mientras que otros pensaron que semejante crudeza era innecesaria y muy desagradable.

«Es asqueroso. Demonizar las interacciones humanas con la familia. Una generación de niños crecerán asustados de otra gente, sin conocer los abrazos de los abuelos y no por la COVID, sino por restricciones injustificadas y vídeos como este», escribía un usuario en Twitter.

En la misma línea, otros pedían directamente la retirada del anuncio. «Es muy desagradable e inhumano. La gente no son virus», afirmaba otro usuario. 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook